• TECNICAS

Qi Gong


Es arte, desarrollo o entrenamiento de la energía, es la práctica, a través de la respiración, para aprender a tomar conciencia de la Energía del cuerpo y aumentarla. Qigong es el corazón o la esencia del Taijiquan.

Qigong es un antiguo Arte Taoista, rama de la Medicina Tradicional China cuya práctica promueve: absorver, cultivar, regular, equilibrar y distribuir correctamente, sin obstrucciones el Qi (Energía Vital) en todo el organismo.
La base del Qigong es el conocimiento de uno mismo, respiración consciente, movimiento correcto y regulación de la mente para conservar la calma.
Precepto fundamental para la práctica: No forzar, no doler, no lastimar.

Qigong en adultos mayores:

El concepto chino de energía cósmica trasciende la medicina y explica porqué los chinos y muchos pueblos orientales en general tienden a seguir más que a controlar los ritmos de la Naturaleza.
Qigong es una experiencia, no un acopio de conocimientos, de modo que la práctica es esencial.
Esta disciplina puede ser practicada por personas de cualquier edad y condición física, no hay contraindicaciones.
Los ejercicios pueden ser adaptados perfectamente a la posición sentada.

Como complemento de la técnica se realizan diferentes ejercicios, siendo específicos de ésta temática caminar con variedad de pasos, trabajar la circularidad - tanto física como mental- , ejercitar coordinación, sincronización y muy especialmente se pone énfasis en la elasticidad y flexibilidad de los tendones, para evitar la rigidez que usualmente sobreviene con la edad avanzada.

Qigong en Silla:

Se trata de un método que he creado a partir de los conceptos fundamentales del Qigong médico, combinado esta antigua disciplina con ciertas técnicas de gimnasia kinésica. Esto es resultado del estudio, práctica y docencia desde hace más de 15 años con adultos mayores.
Hace 12 años que se viene poniendo en práctica con muy buenos y comprobados resultados en grupos de pacientes mayores de 70 años en el Hospital Italiano de Bs. As. Actualmente asisten entusiastamente a las clases una docena de alumnos-pacientes, mayores de 90 años.
Practicamos con manos vacías, conectándonos con el movimiento y la respiración y concentración.
También incluimos elementos: pelotas (permiten mejorar coordinación, sincronización y lateralidad) y bandas de látex (mejorar el tono muscular, elongación y fortalecimiento de músculos y tendones).

“Precepto fundamental para la práctica: Conectarse con el Qi respetando no forzar, no doler, no lastimar”.